Dos días en Kabala con Coco y Cristina….

Vamos o no vamos?? Hacer un viaje de 7 horas (350 km aprox) de ida  y otro similar de vuelta en dos días desde Freetown a Kabala? había gente que nos decía que podía ser menos, 4 horas y media, 5, 6…siempre dependiendo del estado de las carreteras. Aún así decidimos emprender el viaje que tanta ilusión nos hacia a Mateo y a mi: visitar las escuelas de The Wara Wara comunity School project.

Gracias a mi hermano Aníbal  que nos ayudo en la organizacion y a Bakar ( el driver que nos llevo y acompaño todo el tiempo) pudimos hacer el viaje. Y por supuesto a Coco y a Cristina que nos esperaron y acogieron con mucho cariño e ilusión, por que éramos los primeros en visitarlos!. Y la verdad es que no queda más que darles las gracias a todos porque fue una experiencia muy bonita, increíble y conmovedora!

Coco Portillo

Recuerdo el momento en que llame a Coco y le dije: ¡¡¡”estamos en Kabala”!!! Quedamos en encontrarnos en el roundabout (glorieta), punto de encuentro y lugar conocido por todos. La verdad es que siempre pensé que iba a reconocer a Coco porque lo había conocido por fotos y porque seguro estaba encima de una moto, y así fue! Ahí estaba en el roundabout y de una tienda cercana salió Cristina, muy elegante para Kabala por cierto, con vestido negro gafas de sol y zapatos de cuña! Después de ese divertido y esperado encuentro fuimos a su casa en Kabala.

The Wara Wara Community School

Un casa preciosa y muy cálida con las necesidades básicas y ubicada al pie de una montaña con unas vistas muy bonitas de ese paisaje tan verde y rojo. Rápidamente vinieron los niños de la aldea a saludarnos y sobre todo a Mateo: un niño blanco y pelirrojo había venido a la aldea!!! Descargamos el coche Saludamos a varios habitantes de la aldea (hasta el monito mascota de alguna familia) y nos sentamos a comer antes de hacer un tour por Kabala. Gracias a Coco, que se nota que esta metido de lleno en la comunidad local, tuvimos una tarde de recorrido muy bonito e interesante con guía turístico incluido!

Habitantes Kabala

Terminamos  tomando una cerveza en un lugar con unas vistas impresionantes de Kabala. Ya en ese poco rato que llevaba con ellos me pude dar cuenta de la valentía y la fuerza de los dos. Aunque debo decir que antes de hacer algo o probar alguna cosa propuesta por Coco me quedaba un rato en silencio y miraba a Cristina que enseguida identifique como parámetro más similar al mío! Si Cristina daba el ok, adelante!

Verónica

Volvimos a la casa, cenamos y nos fuimos a dormir muy cansados….y nos esperaba una noche de mucho calor y sobre todo de matar insectos de un tamaño con los que nunca imagine que iba a tener que lidiar!. Después me puse a pensar: yo solo tuve que lidiar con unos insectos pero la mayoría de la gente local todos los días sobrevive: a enfermedades, agua contaminada, accidentes, falta de alimento…etc. Me sentí muy afortunada y agradecida.

En casa de Coco y Cristina

Al día siguiente nos despertamos muy temprano para emprender el viaje a Kadanka para visitar una de las escuelas del proyecto. Había niños en la fuente buscando agua, otra niña haciendo harina de arroz para hacer pan y mujeres cocinando.

El recorrido no era tan largo en distancia, pero si en dificultades, sobre todo en coche, lo que hizo que tuviéramos que ir muy despacio. El paisaje del recorrido precioso, cada tanto pasábamos una aldea o nos cruzábamos con mujeres transportando algo en la cabeza, quien sabe cuanto tiempo llevaban caminando. También niños que volvían o iban a la escuela. Coco y Cristina nos contaron que hacen ese camino en moto unas tres veces por semana! Un camino lleno de baches, pozos, piedras etcétera, en definitiva muy duro de hacer, pero ellos lo emprenden con mucha alegría e ilusión cada vez. Tuvimos mucho tiempo de conversar y de escuchar las miles de anécdotas que tienen para contar. Esto me servía para distraerme de la preocupación que tenía por sí le pasaba algo al coche y nos teníamos que quedar aislados y sin cobertura hasta que pasara alguien caminando o en moto por allí.

Mujeres en Kadanka

Finalmente llegamos a la comunidad, no podíamos salir de nuestra sorpresa y emoción al ver el recibimiento precioso que nos hicieron!!! Las mujeres bailando y cantando y los niños de la actual escuela todos en fila, cantando y saludando también!! Que bonito y emocionante! Un momento muy rico  y pleno, es como si con ese momento ya hubiésemos  completado toda el día!

en Kadanka

Saludamos al jefe de aldea y a la first lady, al chairman del colegio, al encargado de la construcción de la nueva escuela, a la  mami queen,  a los profesores, a los niños…a todos!! Pikin ( niño en Crió) Mateo no salia de su asombro! En medio de cantos y bailes  y mucho cariño y emoción Coco me dijo, “por esto me gusta mi trabajo“. No cabe ninguna duda, que afortunados! Nos mostraron la actual escuela, como aprovechan cada espacio de las pocas paredes que quedan enteras para colgar una pizarra y enseñar. Y cada espacio para agrupar y sentar a un grupo de alumnos. Después fuimos a ver la construcción de la nueva escuela: los ladrillos, los cimientos y las futuras nuevas aulas que nos mostraron con orgullo.

Alumnos de la escuela

Antes de irnos, abrí la maleta llena de material escolar y les hice entrega de los cuadernos, lápices, libretas, gomas, etcétera, que generosamente muchos amigos de Madrid me dieron para llevar al cole. Muchas gracias Marta, Isabel, Cristina y David, Sonia!! Posteriormente las autoridades de la aldea nos entregaron como agradecimiento semillas de cola ( en señal de paz) y algo muy preciado para ellos: un gallo!. Los agradecidos todo el tiempo éramos nosotros por haber podido compartir ese momento y por haber podido recibir ese valioso regalo. Inmediatamente Mateo adopto al gallo como su mascota, así que tuve que llamar a mi hermano Aníbal por teléfono y preguntarle si podía llevar al gallo a su casa de Freetwon. A esa pregunta le siguió la repuesta de Veronica, un gallo???? Qué hago con el gallo?? Después dijimos bueno, se queda en el jardín, que venga el gallo a Freetown! Y así fue, viajo con nosotros las 8 horas de vuelta a casa donde lo bautizamos con el nombre de Ernesto ya que ese día asumía nuevamente el cargo el presidente de Sierra Leona, Ernest Bai Koroma.  (Thanks for choosing the name Floris!)

las aulas

Emprendimos el camino de vuelta a Kabala y luego a Freetown con mucha alegría y satisfaccion por haber podido compartir ese momento del que estamos muy agradecidos.

Enhorabuena Coco y Cristina, por la entrega, por las ganas y la valentía de salir de la zona de confort y entregarse a este maravilloso proyecto!. Muchas gracias por habernos dejado compartir esos momentos y esa visita que espero se pueda repetir!

Verónica Cheble

 

2 comments on “Dos días en Kabala con Coco y Cristina….Add yours →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *